viernes, 26 de noviembre de 2010

Primera escena de invierno


La noche fría erizó sus brazos descubiertos e hizo volver su atención a la habitación. Victoria se levantó y cerró la ventana de un golpe, sin mirar, mientras devoraba ansiosa un viejo libro que había encontrado en la biblioteca tiempo atrás olvidada en el desván. La obra trataba de una disertación sobre la vida y la muerte según el autor, un anónimo que afirmaba poder demostrar que la inmortalidad no eran cuentos para niños, que era un tema muy serio y que él la había alcanzado. La joven sonrió encontrando humor en aquellas líneas manuscritas y continuó su lectura en busca de una nueva aventura que la llevara a desmontar aquella tontería de la eternidad.

2 comentarios:

  1. Buen microrrelato para iniciar este blog, ofrece buenas espectativas, espero ver cómo se desarrolla... ánimo

    ResponderEliminar